¡ENVÍOS GRATIS A PARTIR DE 49€!

QUIÉNES SOMOS

Bienvenid@ a Vimetea

¡Qué bien que estés aquí! Coge asiento que tenemos mucho que contarte :)

Founder image

Nuestro origen

Vimetea nace en 2019 como la digitalización del negocio familiar Cal Cisteller, una cestería fundada en 1925 por nuestros bisabuelos.

Desde 1925, el negocio ha ido pasando de generación en generación, trasladando en cada una de ellas el amor por la artesanía y las fibras naturales. Y así es como nosotros, la 4ª generación, llegamos aquí a día de hoy.

Espíritu Vimetea

Vimetea es un llamamiento a la decoración y los complementos con alma. Aquellos que son únicos, auténticos y naturales. Artículos con historia para personas que tienen mucho que contar, que no se limitan a llenar los espacios de cosas, sino que quieren llenarlos de vida.

Seleccionamos nuestros artículos con máximo cariño y conciencia, cada uno de ellos tiene un por qué, una historia, un sentimiento que despertará en ti.

Esperamos poder compartir a través de nuestra página el afecto que nos despiertan los trabajos realizados con fibras naturales y lograr que tú también te enamores de ellos.

Product image

Las bases de nuestro proyecto

icon image

Apostamos por la artesanía

Queremos evitar que se pierda la tradición de la cestería y el oficio de las personas que se dedican a ella. Nos encantan los productos que son únicos, aquellos que están confeccionados uno a uno con tanto cariño, porque se vuelca tanto en ellos que son irrepetibles.

icon image

Nos gustan los productos que duran toda la vida

Solo vendemos productos de calidad, aquellos que sabemos que podrán seguir aprovechando tus nietos y, si nos apuras, los nietos de tus nietos. Creemos en las cosas bien hechas, en los detalles bien cuidados y en la calidad de los materiales utilizados.

icon image

Cuidamos el medio ambiente

Nos importa el mundo en en el que vivimos y creemos que es importante cuidarlo con cada pequeño gesto que esté en nuestras manos. Por este motivo, seleccionamos materiales que son respetuosos con el medio ambiente y gestionamos eficientemente los residuos.

icon image

Somos de trato cercano

¡Que el comercio electrónico no acabe con las relaciones humanas! Somos personas de carne y hueso trabajando al otro lado de la pantalla, deseando resolver tus dudas y charlar un ratito contigo. Te esperamos al otro lado del teléfono: 623 198 031.

Equipo

Miriam Castillo

Incansable cabecita pensante

Cuatro, cinco y seis horas puede permanecer ensimismada delante del ordenador, dejando fluir su entusiasmo y su imaginación. Vimetea es para ella su caramelito, su joya, su todo ♥

Albert Plans

Alegre relaciones públicas

Mail por aquí, Whatsapp por allí, una llamadita... Albert mima a nuestros clientes y artesanos como si de sus hijos se tratara. Le encanta hablar, recomendar y acompañar. ¡No hay duda que se le resista!

Marisa Coll

Veloz preparadora de paquetes

Los pedidos no son más que una oportunidad para Marisa. Donde ve una tarea por hacer, se lanza directa a ella. Embala, pega, corta, prepara, adorna y pule como nadie. ¿Que si disfruta? ¡Como la que más!

Nit (nuestra perrita)

Responsable de calidad infalible

Escudriña cada producto que hay en el almacén. Ágil como nadie, olfatea, piensa y ejecuta con solvencia. Sin lugar a dudas, un diamante en bruto en Vimetea.

Nuestra historia

Entre mimbres, cuatro utensilios y mucho ímpetu. Así empezó el oficio de cestero Josep en la pequeña ciudad de Berga (Barcelona). Hace ya unos cuantos años, de eso.

En 1925, Josep y Maria, su mujer, hicieron cuanto pudieron para que las cestas y los productos trabajados con esparto, médula, palma o caña de bambú dejaran atrás las frías y húmedas paredes de la trastienda y zarparan por todas partes. El ansia de Maria era que el olor inconfundible de aquellos productos impregnara plenamente la ciudad de Berga, la comarca del Berguedà y puestos a soñar, llegara, con sus propias palabras, "incluso a Barcelona".

Con pedazos de mil materiales esparcidos por todas partes y con el perfume que dejaban aquellas técnicas cesteras, sacó la nariz una niña avispada y trabajadora, muy trabajadora. Y así, Benvinguda, la segunda generación, de pequeñita y cargando el peso de un adiós precoz de la madre, se puso a trabajar en la tienda, con mucha devoción y con la fe cristiana que tanto y tanto la describía.

La tercera generación apareció años más tarde gracias al empeño de Lluís, un chico al que le apasionaba lo que tenía en casa y enseguida ardía por continuar con el oficio familiar. Aquel chico, con los sabios consejos de su madre, que había pasado toda una vida entre cestas, capazos y leñeros, mantuvo los estantes rebosados de artesanía.

Y de esta forma llegamos a día de hoy, con unas formas de hacer comercio que han cambiado mucho desde aquellos primeros años en los que se constituyó la tienda. Así pues, la cuarta generación emprende el reto de digitalizar la tienda de toda la vida para acercar la artesanía a cada hogar,

"incluso a Barcelona"